Ansiedad: síntomas, causas y tratamiento

La ansiedad es un estado de tensión generalizado y persistente que nunca abandona a quien la padece.

El estado emocional asociado a una condición de alerta hacia algo externo que suele caracterizarse como preocupación excesiva, una reacción exagerada en comparación con las condiciones reales.

Conozcamos mucho más acerca de la ansiedad.

Qué es la ansiedad

“La anticipación aprensiva de un peligro futuro o evento negativo, acompañada de sentimientos de disforia o síntomas físicos de tensión.

Qué es la ansiedad

Los elementos expuestos a riesgo pueden pertenecer tanto al mundo interno como al externo” esta es la definición de ansiedad proporcionada por la Asociación Americana de Psiquiatría (1994).

Las personas con trastornos de ansiedad suelen experimentar pensamientos perturbadores y circulares y sentimientos de tensión, amenaza, preocupación y cambios físicos, como aumento de la presión arterial.

Los síntomas físicos más frecuentes del estrés y la ansiedad son sudoración, temblores, taquicardia y vértigo/mareos.

Tipos de ansiedad

Según la información proporcionada en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, los trastornos de ansiedad se diferencian del miedo o la ansiedad del desarrollo normal porque son excesivos o persistentes (normalmente duran 6 meses o más) en relación con la etapa de desarrollo.

Tipos de ansiedad

Se clasifican diferentes tipos de trastornos de ansiedad:

1. Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG): Las personas con Trastorno de Ansiedad Generalizada se sienten ansiosas casi todo el tiempo, a veces sin comprender la causa.

2. Fobias: una fobia es un miedo realista o exagerado a un objeto, actividad o situación específica que en realidad presenta poco o ningún peligro. Las fobias más comunes incluyen el miedo a animales como serpientes y arañas, miedo a volar y miedo a las alturas.

3. Fobia social: el trastorno de ansiedad social puede confundirse con timidez extrema.

4. Ansiedad Obsesivo Compulsiva (TOC): Se caracteriza por pensamientos o comportamientos no deseados que parecen imposibles de detener o controlar.

5. Ansiedad por separación: La ansiedad por separación es una parte normal del desarrollo infantil.

6. Ataques de pánico y trastorno de pánico: El trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico repetidos, impredecibles y a menudo inmanejables.

Ansiedad causas

Las posibles causas

Comprender las causas que subyacen a un trastorno relacionado con la esfera de la mente no siempre es sencillo.

Desde una perspectiva biológica, la ansiedad puede tener raíces en desequilibrios neuroquímicos.

Neurotransmisores como la serotonina, el GABA y la noradrenalina juegan roles cruciales en la regulación del estado de ánimo y la respuesta al estrés.

Alteraciones en estos sistemas pueden predisponer a individuos a experimentar ansiedad.

Además, la genética también tiene un papel importante; ciertas variantes genéticas pueden aumentar la susceptibilidad a trastornos de ansiedad.

Psicológicamente, la ansiedad está profundamente enraizada en la percepción y el procesamiento cognitivo.

Teorías como la del aprendizaje condicionado sugieren que la ansiedad puede desarrollarse a través de experiencias traumáticas o estresantes que dejan una huella psicológica.

La teoría cognitiva, por otro lado, enfatiza cómo los patrones de pensamiento negativos y las creencias irracionales pueden fomentar sentimientos de ansiedad.

Por qué se tiene ansiedad

En el ámbito ambiental, factores como el estrés crónico, ya sea debido a problemas personales, laborales o sociales, pueden ser catalizadores significativos de la ansiedad.

Eventos de vida traumáticos, como la pérdida de un ser querido, el divorcio o la violencia, también son factores de riesgo conocidos.

Además, la cultura y el entorno social pueden influir en cómo se experimenta y se expresa la ansiedad.

La interacción entre estos factores biológicos, psicológicos y ambientales crea un terreno fértil para el desarrollo de la ansiedad.

Es importante reconocer que la ansiedad no es simplemente el resultado de una sola causa, sino más bien el producto de la interacción compleja de múltiples factores.

Entender esta interconexión es crucial para abordar eficazmente la ansiedad y desarrollar estrategias de tratamiento y prevención personalizadas.

Síntomas de padecer ansiedad

Síntomas

La ansiedad se caracteriza por una serie de síntomas que pueden variar en intensidad y manifestación de persona a persona.

Estos síntomas se agrupan en categorías físicas, cognitivas y conductuales, y su reconocimiento es esencial para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

En el plano físico, los síntomas más comunes incluyen palpitaciones o taquicardia, una sensación de opresión en el pecho, y dificultades respiratorias, a menudo descritas como sensaciones de ahogo o falta de aire.

Muchas personas experimentan también sudoración excesiva, temblores y mareos, que pueden acompañarse de una sensación de desmayo.

Otros síntomas físicos incluyen tensión muscular, fatiga constante, y problemas gastrointestinales como náuseas o diarrea.

Cognitivamente, la ansiedad se manifiesta a través de preocupaciones excesivas y persistentes, que a menudo son difíciles de controlar.

Estas preocupaciones pueden centrarse en una variedad de temas, desde problemas cotidianos hasta temores irracionales.

Síntomas de la ansiedad

La dificultad para concentrarse y la sensación de tener la mente en blanco son también comunes, al igual que la anticipación constante de desastres o pensamientos catastróficos.

Conductualmente, la ansiedad puede llevar a la evitación de situaciones que se perciben como amenazantes, lo que puede limitar significativamente la vida diaria de una persona.

También puede haber una tendencia al nerviosismo, la inquietud o la irritabilidad, y en algunos casos, comportamientos compulsivos o rituales diseñados para aliviar la ansiedad.

Es crucial entender que la ansiedad no es simplemente un estado de preocupación o nerviosismo pasajero; es una condición compleja que puede tener un impacto profundo en la calidad de vida.

Su reconocimiento y tratamiento temprano son fundamentales para manejar eficazmente sus síntomas y mejorar el bienestar general.

A quién contactar

Dependiendo de cuáles sean los síntomas de la ansiedad, qué tan frecuentes son y cuánto comprometen la calidad de vida, se puede actuar de manera diferente.

Mientras la ansiedad sea esporádica y quizás esté vinculada a periodos de mucho estrés, normalmente no hay nada de qué preocuparse.

Con quién contactar cuando se tiene ansiedad

Sin embargo, cuando la ansiedad supera los niveles de alerta, es recomendable pedir ayuda a:

  • Médico de atención primaria o Médico de Familia: Es un buen punto de partida, ya que pueden evaluar los síntomas, descartar condiciones médicas que puedan estar contribuyendo a la ansiedad y proporcionar una derivación a un especialista si es necesario.
  • Psicólogos o Psiquiatras: Estos profesionales de la salud mental están especializados en el diagnóstico y tratamiento de trastornos de ansiedad. Un psicólogo puede ofrecer terapias como la terapia cognitivo-conductual (TCC), mientras que un psiquiatra puede prescribir medicamentos si se consideran necesarios.
  • Terapeutas o consejeros: Profesionales con formación en consejería pueden proporcionar apoyo y estrategias para manejar la ansiedad. Pueden especializarse en diferentes enfoques terapéuticos adaptados a las necesidades individuales.
  • Líneas de ayuda y soporte: En muchos lugares, existen líneas telefónicas de ayuda y soporte para personas que experimentan ansiedad o crisis emocionales. Estas líneas ofrecen apoyo inmediato y pueden orientar sobre los siguientes pasos a seguir.
  • Grupos de apoyo: Participar en grupos de apoyo, ya sean en línea o presenciales, puede ser útil. Compartir experiencias con personas que enfrentan desafíos similares puede proporcionar consuelo y estrategias prácticas.
  • Servicios de emergencia: En casos de crisis aguda, como pensamientos de autolesión o un ataque de pánico severo, es importante buscar ayuda de emergencia llamando a los servicios de emergencia locales o acudiendo a un hospital.

El diagnostico

Es frecuente que la ansiedad genere miedos irracionales, ataques y estados fóbicos incontrolables que tienen diferentes nombres dependiendo de lo que se convierta en el desencadenante de la ansiedad.

El DAP (trastorno de ataque de pánico) es muy común, mientras que el TAG (trastorno de ansiedad generalizada) es la condición de ansiedad persistente que genera inquietud motora, agitación y alteraciones del sueño.

La ansiedad también caracteriza al trastorno obsesivo-compulsivo y al trastorno de estrés postraumático.

Remedios fitoterapeuticos contra la ansiedad

Remedios fitoterapéuticos

Siempre que la ansiedad se mantenga en niveles no patológicos, y por tanto no requiera necesariamente la intervención de un terapeuta o apoyo farmacológico, es posible intentar combatirla recurriendo también a la fitoterapia y sus remedios naturales.

Lo que supone tomar infusiones, tinturas madre o extractos secos de plantas con acción sedante que actúan sobre el sistema afectado por la somatización de este trastorno.

De hecho, si el estado de ansiedad se manifiesta sobre el sistema muscular, la manzanilla y la melisa serán de gran utilidad ya que calman la irritabilidad y la tensión nerviosa relajando los músculos.

Por tanto, están indicados por su actividad antiespasmódica en trastornos gastrointestinales de origen neurovegetativo, como colitis espástica, intestino irritable, gastritis y meteorismo.

Si la ansiedad se acompaña de taquicardia, palpitaciones, alteraciones del ritmo cardíaco, hipertensión, el tilo y el espino tienen una acción hipotensora y calmante sobre el sistema cardiovascular, se utilizan para combatir el insomnio, las arritmias, el nerviosismo y los dolores de cabeza, debidos a estados ansiosos y al estrés.

Ansiedad y Remedios fitoterapeuticos

Incluso en forma de extractos de yemas, respectivamente Tilia tomentosa y Crataegus oxyacantha, son remedios eficaces para relajar a personas muy nerviosas, en las que reducen las emociones, en estados de agitación, angustia y en casos de insomnio en ancianos y niños.

La Pasiflora (Passiflora incarnata) y sus partes aéreas ejercen una acción sedante sobre el sistema nervioso central con efectos tranquilizantes y ansiolíticos.

También puedes elegir la valeriana como ayuda contra la ansiedad, el insomnio y la inquietud.

Se puede adquirir en las herbolarias en forma de infusión , extracto seco y extracto hidroalcohólico, a menudo mezclado con otras hierbas para obtener un resultado sinérgico y también para mejorar su sabor.

Lo mejor es respetar las dosis recomendadas y evitar tomarlo en menores de 12 años, durante el embarazo o lactancia o al mismo tiempo que el tratamiento con antidepresivos.

Beneficios del olmo flores de bach

¿Las flores de Bach son útiles en la ansiedad?

Las Flores de Bach son una forma de terapia alternativa creada por el Dr. Edward Bach en la década de 1930.

Se basan en el uso de esencias florales diluidas, y se cree que trabajan mediante la transferencia de energía positiva de las flores a los usuarios.

Aunque no hay evidencia científica sólida que respalde su eficacia, algunas personas encuentran alivio en sus síntomas de ansiedad al usarlas.

La relación entre las Flores de Bach y la ansiedad se centra en la creencia de que estas esencias pueden ayudar a equilibrar emociones y estados mentales.

Según la filosofía de Bach, cada esencia está diseñada para abordar un aspecto específico del estado emocional de una persona.

Por ejemplo, la esencia de «Impatiens» se recomienda para la impaciencia y la irritación, mientras que «Mimulus» se sugiere para miedos conocidos, como el miedo a volar.

Los defensores de las Flores de Bach sostienen que pueden ayudar a aliviar la ansiedad al promover la relajación, reducir el estrés y mejorar el estado emocional general.

Achicoria flor de bach

Sin embargo, es importante destacar que no deben usarse como un sustituto de tratamientos médicos o psicológicos convencionales para la ansiedad.

La ansiedad, especialmente cuando es severa o crónica, generalmente requiere un enfoque de tratamiento más integral que puede incluir terapia, medicación y cambios en el estilo de vida.

Si alguien está considerando las Flores de Bach para la ansiedad, es aconsejable que primero consulte con un profesional de la salud.

Esto es especialmente importante si ya está recibiendo tratamiento para la ansiedad, ya que es crucial asegurarse de que cualquier terapia complementaria se integre de manera segura y efectiva en su plan de tratamiento general.