Achicoria, todo sobre la flor de Bach

La achicoria (Chichorium Intybu s) es una planta perenne de la familia de las compuestas.

Esta flor de Bach es de color azul, muy común en los campos de trigo, crece en todas partes de Europa y en suelos calcáreos.

La planta de achicoria puede alcanzar aproximadamente 1 m de altura, el tallo es rígido, provisto de ramas y látex blanco y amargo.

Las hojas inferiores están incisas mientras que las superiores son pequeñas.

Indicado como remedio para quienes se preocupan excesivamente por el bienestar y las necesidades de los demás, es útil en caso de enfermedades psicosomáticas y tos.

Conozcamos más en profundidad todo acerca de esta planta.

Propiedades Achicoria

Propiedades y beneficios de la Achicoria

Uno de los principales beneficios de la achicoria es su alto contenido de inulina, un tipo de fibra prebiótica que favorece la salud digestiva.

La inulina estimula el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino, mejorando la digestión y la absorción de nutrientes, y puede ayudar en la prevención del estreñimiento.

Además, esta fibra tiene un efecto positivo en el control del azúcar en la sangre, lo que la hace beneficiosa para personas con diabetes.

La achicoria también es conocida por sus propiedades antioxidantes, gracias a la presencia de compuestos fenólicos como la lactucina y la lactucopricina.

Estos antioxidantes ayudan a combatir los radicales libres en el cuerpo, reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas y el envejecimiento prematuro.

En la medicina tradicional, la achicoria se ha utilizado para tratar problemas hepáticos y biliares.

Se cree que estimula la producción de bilis, ayudando en la digestión de grasas y la desintoxicación del hígado. Además, se ha utilizado para aliviar la inflamación y el dolor, especialmente en casos de artritis.

La achicoria también se ha utilizado como un sustituto del café.

Las raíces tostadas y molidas de la achicoria pueden ser preparadas como una bebida, ofreciendo un sabor similar al café pero sin cafeína, lo que la hace ideal para personas que buscan reducir su consumo de cafeína.

Usos Achicoria

Usos de la Achicoria

La achicoria, con su amplia gama de propiedades beneficiosas, se utiliza en diversas formas y está indicada para varios propósitos de salud y bienestar.

Uso Culinario

La achicoria se utiliza en la cocina por su sabor único.

Las hojas jóvenes se pueden añadir a ensaladas para dar un toque amargo, mientras que las raíces se pueden asar y moler para hacer un sustituto del café sin cafeína.

Este «café de achicoria» es especialmente popular entre aquellos que buscan reducir su consumo de cafeína o que son sensibles a sus efectos.

Uso medicinal de la achicoria

Uso Medicinal

  • Salud digestiva: Debido a su alto contenido de inulina, la achicoria es beneficiosa para la salud digestiva. Es ideal para personas que sufren de estreñimiento o desequilibrios en la flora intestinal.
  • Control de la diabetes: La inulina también ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, lo que la hace útil para personas con diabetes o para aquellos que buscan un control glucémico.
  • Salud hepática: La achicoria se ha utilizado tradicionalmente para mejorar la función hepática y biliar, siendo útil para personas con problemas digestivos relacionados con el hígado.
  • Uso en suplementos y productos de salud: La achicoria se encuentra en varios suplementos dietéticos, especialmente aquellos destinados a mejorar la salud digestiva y como fuente de fibra prebiótica.

Contraindicaciones Achicoria

Contraindicaciones y Precauciones

Aunque la achicoria es generalmente segura para la mayoría de las personas, debe usarse con precaución en ciertos casos.

Las personas con alergias a las plantas de la familia de las asteráceas deben evitarla. Además, debido a su efecto sobre la bilis, no se recomienda para personas con obstrucción de las vías biliares.

Variedades de Achicoria

Podemos encontrar variedades de Achicoria y se clasifican principalmente en achicoria de raíz, de hoja o achicoria silvestre.

Achicoria de Raíz

Esta variedad es famosa por su raíz gruesa y carnosa, que se utiliza para hacer café de achicoria.

Al tostar y moler la raíz, se obtiene un sustituto del café sin cafeína, apreciado por su sabor rico y ligeramente amargo.

Esta forma de achicoria también se ha utilizado tradicionalmente por sus propiedades medicinales, especialmente para la salud digestiva y hepática.

Achicoria de hoja

Achicoria de Hoja

Conocida también como endibia, esta variedad se cultiva por sus hojas, que se utilizan en ensaladas y platos culinarios.

Dentro de la achicoria de hoja, hay subtipos como la radicchio, con hojas rojas y blancas, y la escarola, con hojas más verdes y rizadas.

Estas hojas tienen un sabor distintivo, ligeramente amargo, que añade un toque gourmet a las ensaladas y otros platos.

Achicoria Silvestre

Esta es la forma natural de la planta, que crece en campos y a lo largo de caminos.

Sus flores azules son distintivas, y aunque no se cultiva comercialmente, ha sido utilizada en la medicina popular.

Nutrición Achicoria

Aspectos nutricionales

La achicoria, además de su versatilidad y sabor distintivo, posee un perfil nutricional impresionante, rico en vitaminas, minerales y fibra, lo que la convierte en una valiosa adición a una dieta saludable.

Fibra

La achicoria es especialmente conocida por su alto contenido de inulina, una fibra prebiótica soluble. La inulina favorece la salud digestiva al estimular el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino y ayuda en la regulación del azúcar en la sangre.

Vitaminas

La achicoria es una buena fuente de varias vitaminas esenciales. Contiene vitamina K, crucial para la coagulación de la sangre y la salud ósea.

También aporta una cantidad significativa de vitamina A, importante para la visión, el sistema inmunológico y la piel.

Además, contiene vitaminas del complejo B, como ácido fólico (B9), que es vital para la formación de células sanguíneas y la prevención de defectos congénitos durante el embarazo.

 

Minerales

En cuanto a los minerales, la achicoria proporciona potasio, esencial para la función muscular y nerviosa y para mantener un equilibrio saludable de fluidos en el cuerpo.

También contiene pequeñas cantidades de otros minerales importantes como calcio, magnesio, hierro y zinc.

Antioxidantes

La achicoria contiene varios compuestos antioxidantes, como los flavonoides y los ácidos fenólicos, que ayudan a proteger las células del daño causado por los radicales libres, reduciendo así el riesgo de enfermedades crónicas.