Chalotas, propiedades y beneficios

La chalota es una verdura parecida a la cebolla rica en yodo y antioxidantes, útil para la salud de la tiroides, contra el colesterol y con efectos beneficiosos para el cerebro.

Aquí podrás encontrar la mejor información acerca del chalote, este tipo de alimento ideal para una nutrición correcta.

Descripción de la chalota

La chalota (Allium ascalonicum) es el bulbo de una planta herbácea de la familia de las Liliáceas . Su forma es similar a la de la cebolla, pero de menor tamaño.

El bulbo está dividido en 2-3 gajos y tiene un sabor más fuerte que el de la cebolla, pero menos picante que el del ajo.

qué son las chalotas

La planta de chalota no produce flores por lo que la propagación sólo se puede lograr mediante la replantación de los bulbos que deben enterrarse en suelo arenoso en los meses de octubre-diciembre, la cosecha se realiza a partir del mes de junio.

Propiedades y beneficios de las chalotas

La chalota, también conocida como escalonia, es un alimento con múltiples beneficios y propiedades que la convierten en un ingrediente valioso en la nutrición.

Este bulbo, perteneciente a la familia de las cebollas, posee un sabor delicado y ligeramente dulce, lo que la hace ideal para una variedad de platos culinarios.

Desde el punto de vista nutricional, las chalotas son una fuente excelente de vitaminas y minerales.

Propiedades y beneficios de las chalotas

Son ricas en vitamina A, vitamina C y algunas del complejo B, como la piridoxina (B6), folatos y tiamina.

Estas vitaminas son esenciales para el mantenimiento de la salud de la piel, la visión y el sistema inmunológico, así como para el metabolismo energético y la reducción del cansancio y la fatiga.

En cuanto a los minerales, las chalotas aportan cantidades significativas de hierro, que es vital para la formación de glóbulos rojos y la prevención de la anemia; potasio, que ayuda a regular la presión arterial; y manganeso, importante para la salud ósea y el metabolismo de los carbohidratos y las proteínas.

Otro aspecto destacable de las chalotas es su contenido en compuestos antioxidantes, como los flavonoides y los sulfuros.

Estos compuestos ayudan a proteger las células del cuerpo contra el daño causado por los radicales libres, reduciendo así el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Las chalotas también son conocidas por sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

Estas características las hacen útiles en la prevención y tratamiento de infecciones y en la reducción de la inflamación en el cuerpo, lo que puede ser beneficioso para personas con enfermedades inflamatorias como la artritis.

calorías chalotas

Calorías y valores nutricionales

El valor calórico es de 72 calorías por 100 g de producto.

Junto con la cebolla, la chalota es una de las principales fuentes alimenticias de potasio, necesario para el buen funcionamiento del sistema muscular y la transmisión de los impulsos nerviosos. El contenido en vitaminas A, C y B es discreto.

Cómo utilizar chalotes

El bulbo de chalota se utiliza, picado o en rodajas finas, en multitud de preparaciones, especialmente en salsas .

Lo mejor es elegir bulbos firmes, bien cubiertos de una capa seca, brillante y de color uniforme. No debe haber brotes, flores ni moho.

recetas con chalotas

Una receta con chalotas

Las chalotas se utilizan en la cocina tanto solas como para condimentar recetas de carnes, pescados y verduras: excelentes como base para salteados o para preparar caldos, se cocinan en sartén, guisadas o agridulces. También se utilizan para la preparación de sopas y salsas.

A continuación te compartimos una receta fácil y sencilla con chalotas y carne de pollo.

Receta de pollo al horno con chalotas y hierbas

Ingredientes:

  • 4 muslos de pollo
  • 8 chalotas, peladas y cortadas por la mitad
  • 4 dientes de ajo, pelados
  • 2 ramitas de tomillo fresco
  • 2 ramitas de romero fresco
  • 150 ml de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

receta de pollo con chalotas

Pasos para realizar la receta

  1. Preparación del pollo: Precalienta el horno a 200°C. Sazona los muslos de pollo con sal y pimienta.
  2. Dorar el pollo: En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto. Añade los muslos de pollo y dóralos por ambos lados hasta que estén bien dorados. Retira el pollo y colócalo en una bandeja para hornear.
  3. Saltear las chalotas: En la misma sartén, reduce el fuego a medio y añade las chalotas y los dientes de ajo. Saltea hasta que las chalotas estén ligeramente doradas.
  4. Añadir hierbas y vino: Agrega las ramitas de tomillo y romero a la sartén. Vierte el vino blanco y deja que hierva a fuego lento durante unos minutos para que el alcohol se evapore.
  5. Hornear: Vierte la mezcla de chalotas y vino sobre los muslos de pollo en la bandeja. Hornea en el horno precalentado durante unos 25-30 minutos, o hasta que el pollo esté completamente cocido y la piel esté crujiente.
  6. Servir: Sirve el pollo caliente, adornado con las chalotas caramelizadas y el jugo de cocción. Ideal para acompañar con un puré de patatas o una ensalada fresca.

Esta receta simple resalta el sabor dulce y suave de las chalotas, complementando perfectamente el pollo con un toque de hierbas aromáticas y la riqueza del vino blanco.