Estragón: propiedades y usos

El estragón es una especia elaborada a partir de la  planta Artemisia dracunculus.

Con propiedades digestivas y depurativas, es un antiséptico natural útil contra los dolores de garganta y de muelas.

Conozcamos todo acerca de esta especia de uso culinario y descubramos todos sus beneficios y ventajas.

Planta estragón

Descripción de la planta

El estragón (Artemisia dracunculus), también conocido como estragón o hierba dragón, es una planta herbácea perenne de la familia Asteraceae originaria de Asia Central.

Las flores del estragón son pequeñas y de color amarillo verdoso, reunidas en inflorescencias que recuerdan la forma de una panícula.

Las hojas son de color verde esmeralda, brillantes y muy finas.

Hay dos variedades diferentes: el estragón francés (Artemisia dracunculus var. sativa) y el estragón ruso (Artemisia dracunculoides).

  • El estragón francés es muy valorado en la cocina por su sabor delicado y ligeramente anisado. Sus hojas finas y brillantes son un ingrediente esencial en la cocina francesa, especialmente en salsas como la bearnesa. Esta variedad es preferida por chefs y gourmets debido a su aroma refinado y suave.
  • El estragón ruso, más robusto y resistente, tiene un sabor más intenso y ligeramente amargo. Aunque menos popular en la cocina gourmet, es una alternativa resistente que se adapta bien a climas más fríos.

Ambas variedades ofrecen propiedades medicinales, incluyendo beneficios digestivos y antiinflamatorios, haciendo del estragón una joya tanto en la cocina como en la herbolaria.

beneficios del estragón

Propiedades y beneficios del estragón

El estragón es una especia con fuertes propiedades digestivas : una infusión de hojas tomada después de las comidas favorece la digestión y la eliminación de la hinchazón abdominal.

Esta planta es también un antiséptico natural, útil contra dolores de garganta e inflamaciones de la cavidad bucal.

Ya en la época griega se masticaban las hojas de estragón para  aliviar los dolores de muelas.

El sabor del estragón es picante y aromático, a medio camino entre la sal y la pimienta, por lo que podemos considerarlo un excelente potenciador del sabor natural, útil para quienes no pueden consumir sal por motivos de salud.

También favorece la depuración del organismo estimulando la diuresis y combate la pérdida de apetito.

Valores nutricionales del estragón

Calorías y valores nutricionales

El estragón seco, en una cantidad de 1 cucharadita (aproximadamente 600 mg), tiene los siguientes valores nutricionales:

Nutriente Cantidad % Valor Diario
Calorías Totales 1.8 Cal 0%
Calorías de Grasa 0.36 Cal 0%
Grasa Total 43 mg 0%
Grasa Saturada 11 mg 0%
Colesterol 0 g 0%
Sodio 372 μg 0%
Carbohidratos Totales 301 mg 0%
Fibra Dietética 44 mg 0%
Proteína 137 mg 0%
Vitamina A 1.3 μg 1%
Vitamina C 300 μg 0%
Calcio 6.8 mg 1%
Hierro 194 μg 1%
Vitamina B6 14 μg 1%
Magnesio 1%

Es importante destacar que estos valores son para una pequeña cantidad (1 cucharadita) de estragón seco.

Para 100 gramos, los valores serían significativamente mayores, pero esta información específica no está disponible en la consulta realizada.

El estragón es conocido por ser bajo en calorías y grasa, y por aportar una pequeña cantidad de vitaminas y minerales esenciales.

Uso en la cocina de estragón

Usos del estragón en la cocina

El estragón tiene un sabor aromático, picante y ligeramente amargo, con algunas notas de menta y apio.

No se recomienda el uso de estragón seco porque en el proceso de secado esta planta pierde gran parte de su sabor mientras que, si se consume fresca, su aroma es muy intenso.

Un buen consejo para conservar las hojas de estragón y tenerlas a mano es picarlas y congelarlas vertiéndolas en recipientes con hielo y cubriéndolas con agua.

El uso de esta especia es muy común en la cocina francesa, mientras que en Italia es característico de algunas recetas toscanas.

El estragón es perfecto para condimentar huevos, carnes, pescados, mariscos y diversas verduras como patatas, tomates, espárragos y cebollas o chalotas.

Las hojas frescas son perfectas para añadir a ensaladas o para la preparación de salsas, entre ellas la salsa bearnesa, la salsa tártara y la salsa de estragón, reivindicada por los sieneses, elaborada con las hojas de la especia mezcladas con ajo y pan rallado y remojadas en vinagre y aceite de oliva.

Con el estragón es posible aromatizar mantequilla y vinagre, creando condimentos picantes para darle un toque original a cualquier receta.

Otro uso delicioso de esta especia delicadamente picante es mezclar las hojas con queso fresco o nata y utilizar la mezcla para rellenar sándwiches que luego se enriquecen con atún, jamón o huevos.