Sal yodada, propiedades

La sal yodada es fundamental para el organismo que quiere mantener una cantidad equilibrada de yodo y evitar carencias o desequilibrios. Averigüemos mejor.

Qué es la sal yodada

La sal yodada es la sal de mesa común, una especia que se obtiene del agua de mar o de las minas de sal gema, a la que luego se le añade artificialmente yodo en forma de yoduro o yodato de potasio.

La sal yodada representa la solución alimentaria propuesta por la Organización Mundial de la Salud para tratar de hacer frente a las dolencias y problemas de salud provocados por la deficiencia de yodo.

De hecho, existen zonas del planeta donde el aporte dietético de este mineral es bajo. El requerimiento de yodo para los adultos es de aproximadamente 150 a 180 microgramos por día.

Las mujeres embarazadas y en período de lactancia deben tomar aproximadamente entre 50 y 100 microgramos más para garantizar el desarrollo normal del bebé.

Cada kilogramo de sal yodada contiene aproximadamente 30 mg de yodo.

Propiedades de la sal yodada

Propiedades y beneficios  de la sal yodada

La sal yodada es un producto importante, especialmente para mujeres embarazadas y para quienes padecen problemas de tiroides.

De hecho, la sal yodada asegura un buen desarrollo físico y mental del niño y regula las funciones de la tiroides, preservando así funciones importantes del organismo:

  • producción de energía
  • crecimiento
  • desarrollo
  • regulación del metabolismo basal y por tanto quema de grasas
  • estado de alerta
  • salud de la piel, cabello, dientes y uñas

Hipotiroidismo y sal yodada

La falta de yodo en el organismo puede provocar grandes daños físicos o psíquicos al feto, como cretinismo o retraso mental, y, en los adultos, puede provocar bocio, hipotiroidismo u otros trastornos.

En España, la deficiencia de yodo no parece ser un problema tan grave, mientras que hay otros países donde la gente sufre de falta de yodo en la dieta.

Dado que la sal es utilizada por grandes segmentos de la población, con un consumo diario homogéneo, su yodación, operación particularmente económica, representa una solución ideal para prevenir la deficiencia de yodo en las naciones en riesgo.

La concentración de yodo varía considerablemente en el suelo, en consecuencia los productos que provienen de la tierra, la propia agua, pueden tener mayor o menor concentración de este mineral.

El yodo se absorbe a través de la piel y en el tracto gastrointestinal y se transporta a través del torrente sanguíneo hasta la tiroides, que retiene alrededor del 30%.

El resto desciende a los riñones y se expulsa a través de la orina. El sudor, las lágrimas, la saliva y la bilis también ayudan a expulsarlo.

Usos de la sal yodada en la cocina

Usos en la cocina de la sal yodada

La sal yodada debe utilizarse como la sal de mesa normal, en las mismas cantidades, sin aumentar el consumo.

En personas predispuestas, el consumo excesivo de sal, independientemente de si está yodada o no, puede favorecer la aparición de hipertensión (y por tanto de algunas enfermedades cardíacas, renales y vasculares), cáncer de estómago y osteoporosis.

Por este motivo, en personas con buena salud, se recomienda no exceder los 5-6 gramos de sal yodada al día (que aportan aproximadamente 150-180 microgramos de yodo): poca sal, por tanto, pero siempre yodada.

El método más eficaz y económico para prevenir las enfermedades por deficiencia de yodo es utilizar sal yodada en lugar de sal de mesa común.

La sal yodada es blanca y no altera el sabor de los alimentos. Se almacena lejos de la luz y la humedad, al igual que la sal de mesa común.

Los animales marinos y la vegetación, como peces, crustáceos, moluscos y algas, especialmente las algas marinas, absorben el yodo del agua de mar y se encuentran entre las mejores fuentes de este mineral.

Otros alimentos que contienen yodo son: ajo, soja, espinacas, acelgas, calabacines, grelos.

En menor cantidad también se encuentra en los huevos, los quesos y la leche, los cereales y la carne.

Curiosidades de la sal yodada

Curiosidades sobre este tipo de sal

La sal enriquecida con yodo se comercializa en las tiendas de alimentación y estancos con el nombre de “sal yodada” o “sal yodada”.

Por tanto, no debe confundirse con la sal marina o la sal marrón, que sin embargo son más ricas en yodo que el cloruro de sodio tradicional.

En Japón, donde el consumo de algas es bastante común, el problema es muy leve, de hecho a menudo es necesario tomar medidas para evitar excesos.

Aunque el organismo es perfectamente capaz de eliminar el exceso de yodo a través de la orina, dosis especialmente altas (por ejemplo, mediante el uso de suplementos a base de algas) pueden resultar perjudiciales.