Raza perro Cocker

El Cocker Spaniel, con su mirada tierna y orejas sedosas, es más que un rostro adorable; es un símbolo de alegría y fidelidad.

Originario de España, esta raza se ha ganado el corazón de muchos por su carácter juguetón y su naturaleza afectuosa.

Su tamaño mediano y su pelaje exuberante hacen del Cocker un compañero ideal tanto para la vida en apartamentos como en casas con jardín.

Aquí podrás conocer todas las características únicas del Cocker Spaniel, su historia, y cómo su personalidad vivaz puede encajar perfectamente en tu vida y tu hogar.

Origen del perro cocker

Cocker, orígenes e historia

Los orígenes del Cocker Spaniel inglés son muy remotos, demasiado remotos para poder identificarlos con certeza.

Algunos creen que estos perros de caza fueron introducidos en Europa por los fenicios: el término Spaniel deriva de la palabra púnica Span, que significa conejo, para indicar un determinado tipo de caza.

La versión más acreditada por los estudiosos plantea la hipótesis de un paso a Europa continental, donde se habrían desarrollado tipos autónomos de Spaniel, entre ellos, entre los más renombrados, los españoles.

Hacia 1300 se importaron a Francia desde España perros tipo Spaniel y en 1620 llegaron los primeros ejemplares a América acompañando a los Padres Peregrinos a bordo del barco Mayflower.

El inicio oficial de la selección de la raza se remonta a 1879 en Inglaterra, cuando un tal Sr. Buddett cruzó un macho negro y fuego y una hembra blanca y negra.

El 14 de junio del mismo año nació una camada, entre la que destacó un macho de pelaje negro al que se le dio el nombre de Obo, hoy considerado el progenitor de la raza.

Seleccionado para la caza de becadas, el Cocker Spaniel inglés pronto se reveló apto para el trabajo en las marismas, un entorno en el que destacan sus cualidades como nadador, buscador, rastreador y recuperador.

La raza Cocker Spaniel Inglés está reconocida por la FCI, la Federación Internacional de Asociaciones de Criadores Caninos, y está incluida en el grupo 8, que incluye perros perdigueros, de caza y de agua. morfología del cocker

Morfología del Cocker

El Cocker Spaniel Inglés es un perro de tamaño pequeño a mediano. Su cuerpo es robusto, compacto y, al mismo tiempo, muy armonioso.

Su pecho es amplio y su estructura muscular está muy desarrollada. Las piernas no son muy largas, pero sí decididamente ágiles y fuertes.

Dotado de gran dinamismo y reactividad, puede alcanzar velocidades muy elevadas, manteniéndolas durante mucho tiempo.

El peso del Cocker Spaniel inglés varía entre 13 y 15 kilos. La altura a la cruz oscila entre 39 y 41 centímetros en los machos y entre 38 y 39 centímetros en las hembras.

La cabeza es equilibrada respecto al resto del cuerpo, con un hocico ligeramente cuadrado.

Los ojos son oscuros, intensos y dulces. La nariz es negra y ancha, las orejas bajas, a la altura de los ojos, colgando hacia el hocico y cubiertas de pelo espeso.

La cola es baja, más baja que la línea trasera.
El pelo es liso y sedoso, ondulado o rizado y lo lleva corto en la cabeza y espalda y largo en las orejas, pecho, vientre y piernas.

El estándar permite el color negro, crema claro, rojo y marrón. Sin embargo, el pelaje del Cocker Spaniel inglés también puede ser de dos colores, uno de los cuales es el blanco.

Carácter de la raza de perro cocker

Carácter y psicología del Cocker

El Cocker Spaniel Inglés es un perro alegre, alegre, pero también muy dócil y sensible. Dinámico, vivaz, cariñoso y sociable, le encanta estar en familia y recibir contacto físico. 

Su carácter activo y juguetón se presta a la compañía de los niños, con los que se muestra muy paciente y cómplice. Llevado a socializar tanto con humanos como con otros animales, no tolera bien el aburrimiento y la soledad.

Su carácter puede considerarse entre los mejores y más amigables de todo el panorama canino.

Salud del cocker

El Cocker Spaniel inglés es un perro bastante resistente y generalmente goza de buena salud, con una esperanza de vida media de unos 10-13 años .

Sin embargo, como todas las demás razas existentes, puede ser víctima de algunas patologías, genéticas o adquiridas. Aquí están los más comunes:

  • Problemas de Oído: Debido a sus orejas largas y caídas, los Cocker Spaniels son propensos a infecciones de oído. La falta de ventilación y la acumulación de humedad crean un ambiente ideal para el crecimiento de bacterias y levaduras.
  • Problemas Oculares: Esta raza puede sufrir de varias afecciones oculares, como cataratas, glaucoma y atrofia progresiva de retina. Estas condiciones pueden llevar a problemas de visión y, en casos graves, a la ceguera.
  • Displasia de Cadera: Aunque es más común en razas grandes, los Cocker Spaniels también pueden sufrir de displasia de cadera, una malformación de la articulación de la cadera que puede causar dolor y problemas de movilidad.
  • Enfermedades de la Piel: Son propensos a problemas dermatológicos, incluyendo alergias y dermatitis. Su piel sensible requiere cuidados y atención regular para prevenir infecciones y irritaciones.
  • Obesidad: Los Cocker Spaniels disfrutan de la comida y pueden tener tendencia a la obesidad. Una dieta equilibrada y ejercicio regular son esenciales para mantener su peso saludable.
  • Insuficiencia Cardíaca: Algunos Cocker Spaniels pueden desarrollar enfermedades cardíacas, como la cardiomiopatía dilatada, que afecta la capacidad del corazón para bombear sangre eficientemente.
  • Problemas Hepáticos: Incluyendo enfermedades como la hepatitis y la cirrosis, que pueden afectar la función hepática del perro.

Cuidados del perro cocker

Cómo cuidar a un Cocker

Para que tu compañero de cuatro patas se mantenga sano y en forma, es necesario garantizarle una dosis adecuada de movimiento diario, a base de largos paseos, juegos y carreras al aire libre.

Su alimentación debe ser cuidada -consensuada con su veterinario en función de la edad y cantidad de actividad física que realiza el perro- y baja en grasas.

Salvo que el punto débil del Cocker Spaniel inglés son sus ojos, que lloran y se irritan fácilmente, es recomendable mantenerlos siempre limpios limpiándolos periódicamente.

La limpieza de los oídos también es fundamental ya que, si no se descuida, se pueden desarrollar infecciones malolientes.

El cuidado del pelo, largo y espeso, requiere cuidados regulares y meticulosos: de hecho, hay que cepillarlo todos los días para evitar nudos y enredos en todo el pelaje.

El baño debe programarse cada 6 a 8 semanas y puede realizarse en casa o por un peluquero profesional.

Todo sobre el perro cocker

Cómo entrenar un cocker

El Cocker Spaniel inglés es sumamente inteligente y, por ello, es relativamente fácil entrenarlo.

Al mismo tiempo, es una raza de carácter muy testarudo, que no reacciona bien a las órdenes dadas con severidad. Más bien, prefieren órdenes más suaves, que respeten su naturaleza amable.

Una parte importante de la educación es la socialización temprana : si es cierto que los Cockers son perros sociables por naturaleza, es recomendable dejarles entrar en contacto con diferentes situaciones y experiencias para evitar dificultades futuras.