Bulldog Inglés

El Bulldog Inglés (una raza completamente distinta del Bulldog Francés, a pesar de la asonancia) es un perro que combina determinación y lealtad, una apariencia orgullosa y un carácter afectuoso.

Su pasado como perro de lidia ahora queda lejano y ha dado paso a un compañero de vida apto para todos, incluidos mayores y niños.

Es un perro braquicéfalo, es decir, con una forma de cráneo que se desarrolla principalmente en anchura más que en longitud.

El resultado es una dificultad en las fosas nasales, que puede provocar diversos trastornos de las vías respiratorias superiores.

Finalmente, la raza es muy propensa a las flatulencias, condición por la que existe la creencia generalizada de que el Bulldog Inglés apesta.

Si quieres profundizar aún más tus conocimientos sobre el Bulldog Inglés, existen muchos libros recomendados que se centran en esta linda raza.

Origen de la raza Bulldog inglés

Origen del Bulldog Inglés

La historia del Bulldog Inglés reside tristemente en la plaza de toros británica, donde era utilizado como perro de lidia.

Se cree que deriva de los mastines asiáticos, una raza antigua que ya utilizaban los romanos para las peleas de animales.

Hacia 1600 se empezó a utilizar el nombre de Bulldog . Hacia mediados del siglo XIX, la raza estuvo en peligro de extinción porque era poco apreciada y, de hecho, no bienvenida en ese momento.

Con el comienzo del siglo XX, la percepción colectiva cambió: se produjo un fuerte redescubrimiento del Bulldog Inglés y se organizaron las primeras competiciones en las que participaba.

Según hipótesis acreditadas, parece que la raza es el resultado de una anomalía genética, aportada por los criadores gracias a una serie de selecciones que han determinado sus estándares actuales.

Hoy en día el Bulldog Inglés pertenece al grupo de los perros tipo Pinscher y Schnauzer, Molosoides y Perros Boyeros Suizos.

A partir de la raza anglosajona se seleccionó en América la raza Bulldog americano.

Tamaño y peso del Bulldog inglés

Tamaño y peso del Bulldog Inglés

El Bulldog Inglés es un perro de tamaño pequeño-mediano .

Fuerte y rechoncho, normalmente dentro de los 35 cm de altura a la cruz, con un peso aproximado de 23-25 ​​kg.

La hembra del Bulldog Inglés es más pequeña que el macho, generalmente no supera los 23 kg y no puede exhibir músculos igualmente desarrollados.

¿Existe el Bulldog Inglés Enano?

Cabe precisar que, en el estándar racial del Bulldog Inglés, la variante no aparece y que, en consecuencia, el nombre en realidad no está aprobado ni utilizable en las ventas.

Bulldog enano inglés” es, por tanto, un término fundamentalmente comercial, que puede utilizarse para indicar perros de tamaño ligeramente menor porque provienen de linajes más pequeños.

Pelaje del Bulldog inglés

Bulldog Inglés: pelaje y color

El pelaje del Bulldog Inglés es de textura fina, corto, denso y liso.

En cuanto a los colores, el pelaje del Bulldog puede ser monocromático o tizón, es decir, de un solo color con máscara negra o hocico negro.

Los Bulldogs negros y negros y fuego están permitidos pero, según la norma, son “extremadamente indeseables”.

El Bulldog gris, sin embargo, no se hace esperar.

Cómo reconocer un Bulldog Inglés de pura raza

Como todas las razas de perros reconocidas y definidas por una norma, el Bulldog Inglés – para ser considerado como tal – debe cumplir ciertos requisitos.

Por tanto, para reconocer un Bulldog Inglés de pura raza es necesario prestar atención a su morfología y características físicas.

Cómo reconocer la raza Bulldog inglés

En primer lugar, su cabeza debe ser ancha, con frente plana y hocico corto. La piel de la cabeza y sus alrededores está ligeramente suelta y da lugar a finas arrugas.

La nariz es muy evidente, caracterizada por un surco definido y grandes fosas nasales. Las orejas, por el contrario, son pequeñas, delgadas, de inserción alta y lo más separadas posible. Los ojos son de forma redonda, de tamaño mediano, ni hundidos ni salientes, de color muy oscuro, casi negros.

El ligero arco que forma la línea superior del cuerpo, desde los hombros hasta el lomo y hacia la cola, constituye uno de los rasgos distintivos de la raza. La espalda es fuerte y corta, el pecho ancho y prominente.

La cola es redonda, lisa y sin flecos ni pelaje áspero. De longitud moderada, es gruesa en la raíz y se estrecha rápidamente hasta convertirse en una punta fina.

Gracias a sus fuertes patas, con las delanteras ligeramente más cortas que las traseras, el andar del Bulldog Inglés es muy sólido, con la característica típica de un paseo en el que un hombro u otro se anticipa al movimiento del cuerpo.

Cualquier característica física que difiera de la descripción puede ayudar a desenmascarar a un ejemplar que no es de raza pura.

Cachorros del perro Bulldog inglés

Cachorros de bulldog inglés

Pequeño y, en cierto modo, desgarbado, es fácil dejarse conquistar por los cachorros de Bulldog Inglés.

Si quieres adoptar uno, es bueno saber que no es fácil encontrar cachorros de Bulldog Inglés para regalar, dado que los ejemplares de pura raza, con pedigrí y genealogía comprobada, tienen un alto valor económico.

No es fácil determinar a priori cuánto cuesta un cachorro de Bulldog Inglés: los precios varían en función de innumerables condiciones o circunstancias, generalmente desde 800-1.000 euros hasta superar, en el caso de ejemplares especialmente apreciados, los 2.500 euros.

Comprar un Bulldog inglés

¿Cuesta menos un cachorro de Bulldog Inglés sin pedigrí?

Antes de confiar en quien ofrece un ejemplar sin certificación, conviene saber que, según la legislación italiana, está prohibida la venta de perros propuestos como «pura sangre», sin que esta cualidad esté certificada por pedigrí.

¿Dónde comprar un Bulldog Inglés?

Para estar seguro de comprar un ejemplar de pura raza, sin encontrarnos con sorpresas desagradables o incluso estafas, es recomendable contactar con un criadero de Bulldog Inglés especializado y reconocido.

En el sitio web de la ENCI (organismo nacional italiano de cría de perros) se puede encontrar un registro de criadores, que incluye indicaciones geográficas y contactos.

personalidad del perro bulldog inglés

Personalidad y carácter del Bulldog Inglés

El Bulldog Inglés es un excelente compañero de vida para cualquier persona, incluso, por ejemplo, para  personas mayores en terapia con mascotas.

Muy cariñoso y fiel, le encanta quedarse en casa, en estrecho contacto con su familia humana.

No le gusta la soledad: sólo para estar cerca de su dueño, puede superar su proverbial pereza y adaptarse fácilmente a los viajes.

Es un perro leal y pacífico, que sólo puede volverse agresivo ante situaciones en las que su propia seguridad o la de sus compañeros humanos se vea claramente amenazada.

Extremadamente valiente y servicial, prefiere pasar los días cómodamente tumbado sobre cojines, pero no desdeña  jugar con niños u otros perros.

Se debe fomentar la actividad física para evitar el sobrepeso y otros problemas relacionados con la salud.

Muy tranquilo, no hace ruido y rara vez ladra.

agresividad del perro Bulldog inglés

¿Es agresivo el Bulldog Inglés?

A pesar de su apariencia orgullosa y decidida, es un perro leal y pacífico, que sólo puede volverse agresivo ante situaciones en las que su propia seguridad o la de sus compañeros humanos se vea claramente amenazada.

La agresividad de determinados ejemplares, que no está incluida entre los rasgos de carácter de la raza, es considerada por la norma como un defecto eliminatorio.

Bulldogs ingleses y niños

Los rasgos de carácter del Bulldog Inglés no sugieren contraindicaciones para la relación entre la raza y los niños, incluso a una edad temprana.

En consonancia con su propensión a la lealtad hacia la familia, el perro tiende a ser cariñoso y paciente con los pequeños de la casa.

Especialmente al principio, será adecuada la supervisión de los adultos: por un lado, educar a los propios niños en el respeto a su compañero de cuatro patas; por otro, corregir o gestionar rápidamente posibles reacciones molestas del animal.

Cuidados del perro Bulldog inglés

Bulldog Inglés, como cuidarlo

Como cualquier otro perro y mascota, el Bulldog Inglés tiene unas características y necesidades específicas de las que conviene estar informado para poder cuidarlo adecuadamente.

La combinación de pereza y glotonería, por ejemplo, podría provocar en nuestro perro una peligrosa tendencia a la obesidad, que se contrarresta mejor ofreciéndole comida equilibrada y animándole a hacer ejercicio.

Al Bulldog Inglés no le gusta la soledad . Antes de llevarse un espécimen, es una buena idea reflexionar sobre la cantidad de tiempo que probablemente podrá pasar con él.