Airedale Terrier

El Airedale Terrier, conocido cariñosamente como el «Rey de los Terriers», es una raza que combina elegancia, fuerza y carácter en un paquete lleno de energía y lealtad.

Originario de la región de Aire Valley en Inglaterra, este perro de tamaño mediano es famoso por su pelaje denso y áspero, su expresión inteligente y su personalidad vivaz.

Hoy nos sumergiremos en el mundo de las razas de perros Airedale Terrier, descubriendo sus orígenes, características distintivas, y lo que hace a esta raza tan especial tanto para familias como para individuos.

Desde su historia como cazador y perro de trabajo hasta su rol actual como compañero leal, el Airedale Terrier ofrece una mezcla fascinante de valentía, inteligencia y encanto.

Airedale terrier, orígenes e historia

Definido como el «rey de los Terriers» por su majestuosidad, el Airedale terrier nació del cruce entre una raza extinta (el Black and Tan Terrier) y el Otterhound, o «perro de nutria».

Debe su nombre al valle de Airedale, en la región de Yorkshire de donde tiene su origen, y al río Aire que lo atraviesa.

Origen del perro airedale terrier

Fueron, de hecho, los cazadores de nutrias que frecuentaban la localidad de Leeds en el siglo XIX, situada en este condado rural, quienes crearon la raza en busca de un perro capaz de penetrar en las marismas, donde las nutrias construían sus guaridas.

Extremadamente hábil en su papel de sabueso e increíblemente valiente, más tarde también fue utilizado en la caza de animales más grandes, como jabalíes y osos.

A finales del siglo XIX, el Airedale terrier aún no era conocido por su nombre actual. Primero Waterside-Terrier, luego Bingley-Terrier, adquirió su nombre definitivo en 1880.

El estándar de la raza, sin embargo, fue definido por el Kennel Club de Londres en 1886.

Desde entonces, el Airedale terrier se ha extendido cada vez más, convirtiéndose en una raza apreciada por sus peculiaridades físicas y de carácter en Europa y en todo el mundo.

Morfología del perro airedale terrier

Morfología del Airedale terrier

El Airedale terrier es un perro de tamaño medio-grande, de estructura sólida y bien proporcionada.

Su peso varía entre 17 y 24 kg, mientras que la altura  a la cruz varía entre 58 y 61 cm para los machos, entre 56-59 cm para las hembras.

El cuerpo es delgado y tonificado, la cola de inserción alta.

La cabeza es larga y plana, la expresión aguda y decidida, el cuello musculoso.

La nariz es negra y grande, los ojos son pequeños y de color oscuro, las orejas tienen forma de V, pequeñas y llevadas lateralmente.

El pelo, grueso y duro, resulta áspero al tacto. Cubre todo el cuerpo, incluidas las extremidades.

La capa interna, en cambio, se caracteriza por ser más suave. El  pelaje  es tostado, más oscuro en las orejas, con una silla típicamente negra.

Carácter de la raza de perro airedale terrier

Carácter y psicología del Airedale terrier

El Airedale terrier tiene un carácter extremadamente versátil. Se adapta bien a la vida familiar, demostrando ser un excelente compañero de juegos para los niños.

Alegre, vivaz y amigable, también es muy confiable y fiel.

Jovial y curioso, se presta a múltiples actividades: tiene la vista y el olfato bien desarrollados, muestra resistencia en la natación y es muy bueno en agilidad.

Es una raza que necesita moverse y estar en contacto con la naturaleza, apta para carreras y largas caminatas al aire libre.

Obediente y con cierta autonomía, conserva parte de su carácter cazador y es perfecto como perro guardián.

Rara vez ladra a menos que realmente tenga un motivo para hacerlo.

Salud de airedale terrier

Salud de esta raza de perro

El Airedale terrier es un perro muy robusto y sano. La esperanza de vida media es de  12 años y, si se le atiende adecuadamente en sus necesidades, tiende a vivir sano.

Sin embargo, a pesar de una especie de estoicismo que le permite tolerar y ocultar bien el sufrimiento, está sujeto a algunas patologías recurrentes propias de la raza, que deben ser identificadas y tratadas de la mejor manera posible:

  • Problemas dermatológicos: Los Airedale Terriers pueden ser propensos a problemas de piel, como dermatitis alérgica y foliculitis. Su pelaje denso y áspero requiere un cuidado regular para prevenir infecciones y mantener su salud.
  • Displasia de cadera: Esta condición, común en muchas razas de perros, afecta la articulación de la cadera y puede causar dolor y problemas de movilidad. La displasia de cadera es menos común en los Airedale Terriers que en razas más grandes, pero sigue siendo una preocupación.
  • Enfermedades cardíacas: Algunos Airedale Terriers pueden desarrollar condiciones cardíacas, como la cardiomiopatía dilatada, que afecta la capacidad del corazón para bombear sangre eficientemente.
  • Hipotiroidismo: Esta condición, donde la glándula tiroides no produce suficientes hormonas, puede ser común en los Airedale Terriers. Puede llevar a problemas como obesidad, letargo, y problemas de piel y pelo.
  • Problemas oculares: Incluyendo cataratas y atrofia progresiva de retina, que pueden afectar la visión del perro.
  • Enfermedad de Von Willebrand: Es un trastorno de la coagulación sanguínea que puede encontrarse en esta raza, similar a la hemofilia en humanos.
  • Cáncer: Los Airedale Terriers, como muchas otras razas, pueden ser susceptibles a varios tipos de cáncer, incluyendo linfoma y cáncer de piel.

Cómo cuidar a los perros airedale terrier

Cómo cuidar un Airedale terrier

Al ser una raza extremadamente versátil, se adapta a las situaciones más diversas, mostrándose jovial y poco propenso al sufrimiento.

Más aún, es importante conocer sus características, para garantizarle los cuidados adecuados y un estilo de vida adecuado a sus necesidades.

Cómo entrenar un Airedale terrier

Quien se proponga adiestrar un Airedale terrier tendrá que lidiar con un perro muy inteligente, pero de temperamento testarudo.

Por este motivo, es fundamental que el propietario inicie la formación desde los primeros meses de vida, para poder labrarse el papel de líder, autoritario y nunca agresivo, necesario para ser escuchado.

La firmeza y la amabilidad son ingredientes fundamentales para el éxito en el emprendimiento, a lo que hay que sumar una buena dosis de paciencia, dado que el desarrollo de la raza se produce muy lentamente.

De hecho, los primeros resultados se suelen conseguir alrededor de los 15 meses, edad en la que se hacen evidentes los frutos de una educación impartida con perseverancia y coherencia.