Gato cartujo

El gato Cartujo, con su distintivo pelaje azul-grisáceo y ojos dorados, es una raza que encarna elegancia y misterio.

A menudo confundido con el British Shorthair, el Cartujo tiene una historia rica y fascinante, marcada por leyendas y un aura de nobleza.

Hoy nos adentraremos en el mundo del Cartujo, explorando sus orígenes que se remontan a la Francia medieval, su morfología única, y su enigmática psicología.

Conocidos por su temperamento tranquilo y afectuoso, estos gatos poseen una salud robusta y características distintivas que los hacen seres excepcionales tanto en apariencia como en comportamiento.

Descubriremos cómo su presencia serena y su carácter independiente, combinados con su lealtad y cariño, hacen del Cartujo una raza inolvidable y muy querida en el mundo felino.

Origen del Gato cartujo

Gato cartujo, orígenes e historia

El gato cartujo lleva un curioso nombre cuyo origen aún hoy es dudoso. La hipótesis más aceptada es que deriva de los monjes cartujos, que solían criarlos para proteger su suministro de alimentos de los ratones.

Originario de Turquía e Irán, se presume que llegó a Europa, presumiblemente a Francia alrededor del año 1100, de la mano de los Caballeros Templarios.

Difundiéndose poco a poco también gracias a los cruzados que regresaban de Tierra Santa, con el tiempo resultó ser un compañero precioso y agradable, apreciado por su carácter sociable y tranquilo.

Morfología del Gato cartujo

Morfología del gato cartujo

El gato cartujo tiene un pelaje gris, uniforme y muy suave, que contrasta con el color naranja cobrizo de los ojos.

La complexión es musculosa, de tamaño mediano-grande, con un peso que oscila entre los 4 y los 8 kg.

Las patas son cortas y de forma redondeada. La cola es larga y peluda. En promedio vive aproximadamente 14 años.

Al adoptar un cachorro de Chartreux, se debe tener cuidado de distinguirlo de gatos del mismo color.

De hecho, un malentendido común es confundir el Chartreux con el Azul Ruso, que tiene un pelaje muy similar.

Si quieres evitar errores o sorpresas, puedes contactar con Anfi (Asociación Nacional Felina Italiana) para comprobar si la cría a la que has recurrido es reconocida y fiable.

Psicología del Gato cartujo

Psicología del gato cartujo

El gato cartujo tiene un carácter franco y afectuoso, lo que fomenta un buen vínculo con el compañero humano.

Sin embargo, tiene un carácter reservado, para satisfacerlo es necesario respetar sus tiempos, sin obligarlo a entrar en contacto.

Lo más probable es que el gato retribuya esta actitud acercándose, buscando cariño y mimos.

Además de sus cualidades afectivas, sus principales cualidades son la calma, la tranquilidad y la profunda amistad que es capaz de establecer con su compañero humano, característica distintiva que le ha valido la definición de «gato-perro» y que le hace apto para estar cerca de las personas mayores y de los niños, incluso los más pequeños, con quienes es paciente.

Particularmente adaptado a la vida en apartamento, es muy tranquilo: rara vez maúlla y rara vez se queja.

Por otra parte, el cartujo tiene necesidades específicas y marcadas.

En particular, aunque tolera la soledad, sufre la falta de la referencia humana con la que ha establecido la relación más fuerte: antes de ser introducido en la familia, conviene, por tanto, preguntarse sobre la continuidad de la relación y sobre las ausencias prolongadas.

Salud Gato cartujo

Salud del gato cartujo

El gato cartujo aprecia mucho la comida, que es mejor dosificar según sus hábitos de vida para evitar el sobrepeso.

En cuanto a la dieta, conviene variar, alternando alimentos húmedos con alimentos más secos.

El Chartreux no requiere grandes cuidados: sólo es necesario cepillarlo una vez por semana, mientras que uñas, ojos y oídos deben limpiarse y revisarse periódicamente.

Es una raza que generalmente no presenta dificultades de manejo y goza de excelente salud.